Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernando Alonso, piloto de Ferrari

Pura lógica. No podía ser de otra manera. El asturiano lleva años considerado como el piloto más fiable de toda la parrilla, y Ferrari, fama y prestigio de una escudería con labor de equipo, ficha por primera vez en la historia a un español.
Minardi fue la casa que le vio nacer, en 2001 debutó por primera vez en la F1, como piloto oficial, fue en el Gran Premio de Australia, y se convirtió en el piloto más joven en hacerlo. Año después Alonso llegaba a la escudería que le convirtió en lo que es hoy, Renault, primero fue piloto probador, pero el jefe de la escudería pronto vió su talento y en 2003 volvió a subirse a un monoplaza a competir, y comenzaron las victorias.
De ésta época es inevitable recordar sus roces con los grandes, Alonso se codeaba con la élite de la F1, sus constantes piques con el Kaiser, le han hecho poder presumir actualmente en ser el único piloto en activo que el arrebató a Michael Schumacher dos títulos del mundo.
En 2005, y tras un campeonato de infarto, llegó el primer mundial, Alonso hizo historia. No sólo se convirtió en el piloto más joven en ganar un título, (lo que años después Hamilton le arrebató), si no que entró en la historia del deporte español, con una hazaña jamás vista.
En 2006, y con un final de temporada, aún más impresionante, Schumacher rompió su motor en Brasil, y le dio matemáticamente la victoria de la reválida del mundial a Fernando.
Con dos títulos en el bolsillo, Alonso llegó a McLaren en 2007, dónde vivió uno de los momentos más amargos de toda su carrera, la fuerte rivalidad con su compañero, Lewis Hamilton, le hizo perder su tercer título, que se le escapó de las manos por apenas un punto. El ambiente en la escudería británica era tan insostenible que su relación sólo duró una temporada.
En 2008, Alonso volvió a Renault, la congelación de motores en 2007, retrasó a Renault, el ritmo de victorias de Alonso descendía vertiginosamente, hasta que a finales de temporada llegaron Singapur y Japón. Un año después el coche sigue si avanzar, y Alonso por fín, llega a la escudería que probablemente le verá acabar su carrera, FERRARI.