Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Federer fue un maestro ante un Rafa Nadal cansado

Antes de empezar la final de la Masters Cup se registró una curiosa escena: ya en la pista turquesa del Arena de Greenwich, los ecos del Gimme Shelter de los Rolling Stones disfrazaban una pequeña disputa de Roger Federer con Tom Barnes, el supervisor de la ATP en el torneo. Federer, justo como había hecho en la final del Masters de Madrid, en 2009, había entrado primero en la pista y se había sentado en la silla teóricamente destinada a Nadal. Barnes dijo a Roger que debía cambiarse de sitio. Pero Federer se negó y, como en Madrid, se quedó donde estaba: ¿control de situación?
Y ahí empezó una final que casi reprodujo en todo aquella de la Caja Mágica. En 2009, Nadal perdió ante Federer la final de Madrid al día siguiente de saldar con Novak Djokovic una terrible semifinal de cuatro horas y tres minutos. Ahora, Nadal llegaba de otro combate a última sangre en semifinales: tres horas y once minutos necesitó Rafa para sobrevivir al asalto de Murray, el sábado, antes de que Federer pasara por encima de un Djokovic con la mente en la final de la Copa Davis.
Gran Roger.
Además del desgaste, Nadal tenía que lidiar con tantos elementos adversos casi como la Armada Invencible: esa pista pesada, densa, casi como de corcho, que esponja el bote de la bola y rebaja los efectos liftados de la derecha cruzada de Nadal. Así, Federer podía tirar su revés en mucha más zona de confort que en otra situación ante Nadal. Y además, estaba el propio Federer: sirviendo y atacando de lujo, Roger ganó el 92% de puntos con primeros saques y tiró once reveses ganadores. ¿Un Nadal más descansado y activo podría haber detenido a este Federer Express? No se sabrá.
Más en AS.com