Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evitó su suicidio, se hacen amigos y cumple su promesa: acabar la maratón de Londres

Evitó que se suicidara desde un puente, se hicieron amigos y ahora han terminado juntos la maratón de Londrescuatro.com

De sobra es conocido que el deporte puede mejorar radicalmente la vida de las personas, hasta el punto de salvársela a algunas que lo necesitan. Es el caso de Jonny Benjamin, un hombre inglés de 30 años con una enfermedad mental que estuvo a punto de llevarle al suicidio hace 9 años. Un desconocido le salvó la vida y casi una década después celebraron juntos la vida corriendo la maratón de Londres. Conoce su increíble historia de superación.

Hace años, los médicos diagnosticaron a Jonny Benjamin un desorden esquizoafectivo, una enfermedad mental que mezcla trastornos de bipolaridad y esquizofrenia. En 2008, en uno de los peores momentos de su vida, Benjamin se escapó del hospital en el que permanecía ingresado y se fue al puente de Waterloo, donde pretendía acabar con su vida. Azares del destino, se encontró con Neil Laybourn, su particular ángel de la guarda. Él fue quien le quitó la idea de la cabeza y, tras una conversación de 25 minutos en el que le hizo ver que su caso mejoraría con el tiempo, logró que no se suicidara. Permaneció con él hasta que llegaron los servicios de emergencia y después se marchó.

La vida no volvió a juntarles hasta que ocho años después, en 2016, Jonny se puso en contacto con Neil. Ya se había curado de su enfermedad. Tenía una propuesta que hacerle: correr juntos la maratón de Londres, una de las más reconocidas y duras del mundo. Lo harían representando a Heads Toghether, una organización sin ánimo de lucro que pretende concienciar a la sociedad sobre las enfermedades mentales y que tiene a los Duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, y al príncipe Enrique de Inglaterra, como principales benefactores.
Neil aceptó y juntos comenzaron a prepararse. Hasta que este lunes cumplieron su sueño. Jonny Benjamin celebró que estaba vivo terminando la prueba, de 42 kilómetros y 192 metros, en un asombroso tiempo de cinco horas y 28 minutos. Estuvieron arropados por algunos seguidores, que habían tenido constancia de su historia a través de una campaña en redes sociales, así como por Guillermo, Catalina y Enrique, que acudieron a animarles a la línea de salida. Una historia con final feliz que demuestra el giro radical que el deporte puede dar en la vida de las personas que más lo necesitan.