Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España no podía empezar peor

España basketCUATRO
Los Campeones del Mundo dieron su peor imagen ante una sorprendente Serbia que llegó a ganarnos por 19 puntos en varios lances del partido.
Lo del pasado jueves oscilaba del "susto sin más" al "serio aviso" según quien tomara la temperatura al enfermo. Ahora sabemos que esa fiebre (derrota por 22 puntos, 94-72) era real, inquietante al menos.
España no se vio ni una vez arriba en el marcador y quizá ésa fue una presión extra para el equipo, que está claro no se siente a gusto con el cartel de máximo favorito.
Los triples no entraban de ahí el 0/10 con el que nuestra Selección llegó al descanso. El 3/7­ en tiros libres aumentaba el desvelo y de poco servía que Pau acudiera al rescate -Marc y Garbajosa fueron nuestro tándem interior de arranque- y anotara seis puntos en un abrir y cerrar de ojos.
Dusan Ivkovic ganaba la partida, una más, y la savia nueva alimentaba el proyecto serbio, que en la grada era jaleado con los sorprendentes gritos de "Yugoslavija, Yugoslavija".
Con 38-23 se llegó al descanso y España reaccionó colocándose a 9 (46-37), pero los serbios no bajaron el pistón en ningún momento y en los momentos finales se dedicaron a aguantar la diferencia hasta el 66-57 final.
Hoy, nuevo partido, éste más asequible ante Gran Bretaña, en el que no se permiten más fallos, ni más sustos y se espera ver a la auténtica España.
Más información en As.com