Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Despega un helicóptero para participar en las tareas de búsqueda de Alberto Zerain y Mariano Galván en el Nanga Parbat

Un helicóptero de rescate de Pakistán ha despegado a primera hora de este miércoles para participar en las tareas de búsqueda en el Nanga Parbat de los alpinistas Alberto Zerain y Mariano Galván, de nacionalidades española y argentina, respectivamente, de los que no se tienen noticias desde el sábado.
"Un helicóptero de rescate paquistaní ha salido unos minutos antes de las 6:00 horas de esta mañana hacia la arista Mazeno del Nanga Parbat (8.126 metros) y sus rutas habituales", ha indicado el equipo de Zerain en su cuenta en la red social Twitter.
En su comunicado, ha detallado que el helicóptero, en el que va el alpinista rumano Alex Gavan, se encontraba en el campo base del Nanga Parbat e inspeccionará la arista Mazeno para intentar localizar a Zerain y Galván.
Ambos alpinistas se encontraban a algo más de 6.400 metros, ascendiendo por la arista Mazano de la cumbre, cuando se comunicaron por última vez por vía telefónica con la empresa expedicionaria Summit Karakoram.
"Fueron al campamento alto y no hemos podido contactar con ellos desde entonces", informó el martes a la agencia británica de noticias Reuters el responsable de Turismo de la región pakistaní de Gilgit-Baltistan, Iqbal Hussain.
Hussain adelantó que las autoridades esperaban comenzar la búsqueda con helicópteros en la mañana del miércoles.
El entorno más cercano de los deportistas y su patrocinador oficial, Saunier Duval, también están realizando las gestiones oportunas para recuperar el contacto con Zerain y Galacan.
Nanga Parbat, una cumbre "notoriamente traicionera", es conocida como 'La Montaña Asesina'. En 2013 diez montañeros extranjeros y un guía local fueron tiroteados en un campamento por un grupo de hombres vestidos como policías cuando ascendían por la montaña, a unos 4.200 metros de su campamento base.
El ataque fue reivindicado tanto Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP) --conocidos como los talibán paquistaníes-- como por el grupo Jundulá, que en 2014 juró lealtad a Estado Islámico tras escindirse de TTP.
Desde el ataque, el número de expediciones ha disminuido, lo que ha afectado a la economía de las comunidades de la zona, "deprimida, necesitada de ingresos y dependiente del turismo de alpinismo".