Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Dos sonrisas que enamoran! Defoe vuelve a visitar al pequeño Bradley, enfermo de cáncer, en el hospital

Defoe y Bradleycuatro.com

La relación entre Defoe y Bradley Lowery, un niño de cinco años que padece un cáncer terminal, ha dado la vuelta al mundo. El delantero inglés se vuelca día a día con su pequeño amigo. En esta ocasión, tras cancelar su visita por problemas de salud del joven, acudió al día siguiente cargado de regalos para hacerle sonreír una vez más. La cara del pequeño luchador al verle lo dice todo.

La historia de Bradley Lowery ha llegado al corazón de todos los seguidores del fútbol. El pequeño niño inglés de solo cinco años padece un complicado cáncer terminal. Son muchos los equipos y personalidades que se han volcado a la hora de darle apoyo y financiar su tratamiento. Pero entre todos ellos, el Sunderland y Jermain Defoe son quienes más lo han hecho. Es su ídolo deportivo.
Entre el internacional inglés y Bradley se ha forjado una fuerte amistad. Llegaron a pasar juntos una noche en el hospital. El delantero le ha llevado a partidos tanto del Sunderland como de la selección inglesa, haciéndole experimentar las increíbles sensaciones que se viven en primera persona desde el césped de Wembley. Su estrecha relación personal ha enternecido al mundo entero.
Sin embargo, hace días se temió por la salud de Bradley Lowery. A través de la cuenta de Twitter dedicada a la evolución del pequeño, su entorno más cercano informaba que se había pospuesto una visita de Defoe al hospital a causa de que un pequeño bache de salud.
Por suerte solo se trataron de unas molestias que le exigían descansar, y el jugador pudo ir a verle al día siguiente. Y no lo hizo con las manos vacías: acudió a su cita cargado de regalos, entre los que se encontraba un set de Lego, un libro de las Tortugas Ninja y una cesta con un peluche y más obsequios. La sonrisa del 'peque' al ver de nuevo a su ídolo lo dice todo...
Al pequeño niño inglés le resultaba imposible contener su felicidad. Cada vez que se fotografía con su ídolo, su gesto es de inmensa felicidad. Así lo hizo constar su familia minutos después de que Defoe se fuera de la habitación. Bradley durmió con una sonrisa de oreja a oreja. El pequeño sigue con su lucha.