Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristiano, inconmesurable en la goleada frente al Villarreal

Extraordinario RonaldoCUATRO
Completó el partido perfecto: golazo, asistencias, desborde y banda. Higuaín y Kaká, dos tantos por cabeza. Xabi cerró la media docena de penalti
Ayer Cristiano no fue Cristiano, fue la cristiandad entera. No sólo marcó un golazo, propició un penalti y asistió en otros dos tantos, consiguió mucho más aún: hizo bueno cada balón que tocó, impulsó al Madrid, le dio alas, rescató a Kaká del purgatorio y, en última instancia, confirmó al entrenador que debe jugar, preferiblemente, por la banda, por la que desee, que tampoco nos pondremos maniáticos en eso, pero por la banda. Carecía de sentido contar con el mejor extremo del mundo y alejarlo de los extremos, encerrarlo entre los centrales y obligarle a recibir de espaldas, cosido a puñaladas traperas. Ayer se vio: no hay lateral que resista una carrera a este purasangre ni rival que le frene con campo por delante.
Y no hay desdoro alguno en pegarse a la cal, que a veces lo parece. Por allí cabalgaron futbolistas ilustres y desde allí, cuando coinciden banda y pierna buena, se corrige naturalmente el vicio del egoísmo, quien lo tenga. Y conseguido el desborde se deshace el nudo. Superado el lateral se desencadena una situación de ventajas sucesivas que son definitivas cuando quien resopla es Cristiano.
Más en As.com