Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Copa, Liga y CHAMPIONS

El Barcelona de Pep Guardiola se convierte en el primer equipo español en conseguir el triplete. Su victoria frente al Manchester por 2-0 le otorga su tercera copa de Europa y tercera copa de la temporada
La final de la Liga de Campeones no defraudó a nadie. Se vio fútbol y de gran calidad. Los dos equipos jugaron a crear, a mostrar sus mejores cartas y en esta partida el Barcelona demostró porque es considerado en la actualidad como el mejor equipo del mundo.
El partido comenzó vibrante, con buenas ocasiones del Manchester, pero Cristiano Ronaldo no pudo materializar las ocasiones. La más clara en el minuto 8, un tiro de falta que el portugués enganchó con mucha fuerza y efecto, pero al que Valdés supo reaccionar para evitar el primer tanto. Tan sólo dos minutos después, en el diez, Eto'o no dejaría pasar su oportunidad y pusó por delante al Barcelona.
A partir del gol del camerunés se vivió otro partido, el Barcelona tenía el control del balón y el Manchester se apagó, si bien no perdió la posición, no llegaba con claridad al área blaugrana.
Se llegó al descanso con el 1-0. Era la primera vez que el Barcelona se retiraba a los vestuarios con ventaja, ya que en Wembley se marchó con un 0-0 y en París con un 0-1 en contra. Se presagiaba un buen final.
Al comienzo de la segunda parte, Pep Guardiola no introdujo ningún cambio, mientras que Ferguson hizo una puesta arriesgada quitando al centrocampista Anderson por el delantero Tévez. Este cambio propició que los primeros minutos de la segunda parte fueran de claro dominio azulgrana, ya que los ingleses perdieron el control del balón en el centro del campo. Poco a poco, los de Ferguson le cogieron el pulso a la nueva disposición táctica y se comenzó a ver un partido más igualado, incluso confuso.
Tras una ocasión muy clara fallida por Henry ante un soberbio Van der Sar, apareció quien tenía que hacerlo. Xavi le puso un balón medido a la cabeza del argentino, y Messi no desperdició la oportunidad y con un movimiento perfecto batió al meta holandés encajando el segundo gol para los de Pep.

Restaban 20 minutos para los 90 y el Olímpico de Roma ya era una fiesta. Apenas se escuchó a los hinchas ingleses durante todo el encuentro y es que el Barcelona no les dio opción.
El italiano Massimo Bussaca pitó final de partido, convirtiendo al Barcelona en el primer equipo español que logra el triplete. Felicidades a todos los seguidores del F.C. Barcelona y a todos los amantes del buen fútbol.
¿Cómo viste el partido? ¡Opina en nuestro blog!¡Revive la final con las mejores imágenes de la Champions!