Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Contador, campeón del Tour de Francia

Y ya van tres
Alberto ha parado el contador de Tours en el número 3. Ya es leyenda, junto a Philippe Thys (1913, 14 y 20), Louison Bobet (1953, 54 y 55) y Greg LeMond (1986, 89 y 90), de un ciclismo que le pertenece a él y a Andy Schleck. Ya sólo a ellos, una vez apartado ayer oficialmente de la circulación el siete veces vencedor Lance Armstrong.
Este Tour del sufrimiento indecente les pertenece al español y al luxemburgués porque han hecho juntos en la carrera, lo bueno, lo malo y lo regular. Lo bueno ha sido el excepcional nivel de concentración que ha tenido Contador para correr con la calculadora en la mano, midiendo las fuerzas hasta el extremo llegando incluso a jugar con fuego. Ahí está lo malo. Las piernas no le han funcionado como en 2009. Él mismo lo ha reconocido. Hay menos diferencia con el luxemburgués. ¿Y lo regular? Ha sido ese fair play que desespera al aficionado que se ve incapaz de ponerse en la piel de sus corredores y en sus códigos.