Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conmoción en el baloncesto europeo: Allen Iverson ficha por el DKV Joventut

Allen Iverson en rueda de prensa en BadalonaCUATRO
El base de Virginia vuelve a hacer otra de las suyas y deja plantados a los Philadelphia 76ers. El jugador acaba de ser presentado y ha firmado por una temporada con opción a otra.
El fichaje de Allen Iverson por el DKV Joventut ha conmocionado al mundo del baloncesto. El jugador ha tomado esta decisión al no poder responder a las expectativas puestas en él en la NBA y prefiere acabar su carrera deportiva con un ritmo inferior al de la competición americana. No hay que olvidar que el base tiene 34 años y varias lesiones importantes en su historial, dos de ellas este mismo año.
Iverson disputó su último encuentro con los Sixers el pasado 16 de diciembre ante los Cavaliers que se saldó con derrota 101 a 108. El jugador anotó 16 puntos en los más de 34 minutos que disputó y dos días después cayó lesionado de su hombro izquierdo y volvió a resentirse de su artritis en la rodilla izquierda.
Por su parte, el Joventut de Badalona asume el riesgo que corre con el fichaje del polémico base que posee uno de los historiales extra deportivos más jugosos de la NBA. El club que preside Jordi Villacampa aún no ha desvelado el montante económico de la operación, aunque fuentes cercanas al base americano afirman que el jugador cobrará una cifra cercana a los 800.000 euros por lo que resta de temporada, más otra opcional, dependiendo del rendimiento del mismo.
Iverson sonó como posible fichaje del Olympiakos griego este mismo verano que le llegaron a ofrecer 10 millones de dólares por dos temporadas. Así pues, aquí comienza la andadura de otra estrella de la NBA por Europa, de momento ni Dominique Wilkins en el Panathinaikos, ni Scottie Pippen en su aventura por Finlandia (dos partidos con el Torpan Pojat) y otro con el sueco Sundswall) han conseguido triunfar.