Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casillas: "Ni Brasil tiene un equipo como España"

Iker CasillasCUATRO
Iker visitó AS para celebrar sus próximos 500 partidos de blanco
Desmentiré la leyenda. Iker Casillas no es un chico normal. Uno normal hubiera sido atropellado por el éxito, irremediablemente. Cualquier otro, tan guapo como dicen ellas y tan rico como murmuran ellos, se hubiera echado a perder por alguna extravagancia que no me cuesta imaginar. Él no. Quinientos partidos después, Casillas sigue empeñado en quitarse importancia, y sospecho que lo que podría entenderse como una actitud espontánea precisa de mucho entrenamiento y no poco autocontrol. Es raro. A los 28 años, quien está considerado como el mejor portero del mundo practica un descreimiento de filósofo griego, como si en cualquier momento la vida le pudiera devolver al anonimato de los hombres corrientes y como si no le disgustara la idea.
Cubierto con una zamarra marinera y un foulard con aires palestinos, Casillas entró en la nueva Redacción de AS repartiendo saludos y sonrisas discretas, ignorando los desmayos femeninos. Agasajado con motivo de sus 500 partidos como madridista y preguntado por sus sentimientos al respecto, Iker respondió: "Bueno, los 500 todavía no los he jugado". Y la contestación define al personaje, del que Joaquín Maroto recuerda una coletilla recurrente cada vez que se le interpela por el próximo partido y por la próxima final: "Será si juego".