Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carlos Soria: “Se están poniendo las cosas muy complicadas, verdaderamente muy difíciles”

La nevada les obliga a regresar al campo basecuatro.com

La expedición de Carlos Soria ha amanecido con las tiendas cubiertas bajo una gran capa de nieve. Lo peor: el Dhaulagiri  -ya de por sí una montaña peligrosa- está muy cargada. Y los 1.200 metros de cuerda instalados sepultados bajo la nieve. Carlos Soria lo tiene claro: “Seguimos con muchas ganas.”

Darío Rodríguez
La previsión del tiempo para hoy y mañana era mala. Pero ninguno de los miembros de la expedición de Carlos Soria se esperaba que el campamento amaneciera bajo una espesa capa de nieve. Todas las tiendas prácticamente cubiertas y las dos tiendas más grandes (comedor y comunicaciones) hundidas hasta la mitad bajo el peso de la nieve.

Ayer cuatro sherpas intentaron llegar al campo 1, pero la gran cantidad de nieve existente hizo que solo uno (Pasang Temba) llegara a él. El resto tuvieron que regresarse a mitad de la ruta sin poder realizar el porteo previsto ni desenterrar las cuerdas fijas. La situación del recorrido al campo 1 y en general de la montaña, con la nieve caída esta noche, es con seguridad mucho peor. Carlos Soria da por perdidos los 1.200 metros de cuerda instalada hasta el momento y, sobre todo, se muestra preocupado por el estado en que se puede encontrar esta montaña de por sí normalmente peligrosa por el riesgo de avalanchas.

Esta es la visión de Carlos Soria de la situación en que se encuentra la expedición:

“Llevamos aproximadamente 27 días de una de las expediciones más interesantes de mi vida y, sobre todo, con más medios. No hemos tenido muy buena suerte. Al principio de estos 27 días, durante la marcha de aproximación sí tuvimos suerte porque solo nos llovía por la tarde y noche. En cualquier caso, todos los días nos ha llovido menos hoy en que ha empezado a nevar en el campo base. Se están poniendo las cosas muy complicadas, verdaderamente muy difíciles. La montaña ya estaba muy cargada de nieve y ahora esta nevada, que comenzó ayer y va a seguir hasta mañana nos lo va a poner casi imposible. Nunca vamos a tirar la toalla ni mucho menos. Vamos a apurarlo hasta el máximo. Pero ya habíamos puesto unos 1.200 metros de cuerda fija y mucho material en el campo 1. La cuerda instalada no nos sirve para nada, está ahora sepultada bajo un metro de nieve, no vamos a poder recuperarla nunca. De todas formas podremos intentarlo de nuevo si el tiempo nos lo permite. Pero ahora estamos un poco decepcionados. Esto ya es demasiado “muro”. No nos da tiempo ni a secar la ropa…. Pero, sobre todo, el Dhaulagiri, que es una montaña normalmente complicada por las avalanchas, en estas circunstancias se ha puesto complicadísima.

Además, ahora para acercarse al campo 1 hay que ir encordado porque las grietas no se ven, hay mucha nieve encima… en fin se nos está poniendo muy complicado… A partir del lunes parece que va a venir buen tiempo. A ver si es un buen tiempo duradero y volveremos a intentarlo con todas las ganas que teníamos al principio. Las ganas no se nos han acabado…”