Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Buen partido del Valencia que se impone al Génova (Valencia 3 - Génova 2)

El Valencia mereció ganar con más claridad. Silva y Zigic remontaron un 0-1. El Guaje entró y sentenció
Lo merecía el Valencia, pero también lo merecía en anteriores citas y se quedó sin premio así que novedad positiva para los chés el salir victorioso en el intercambio de golpes/goles con el rival. Fue Villa el que salió desde el banquillo para firmar el 3-2, resultado merecido e incluso corto para un Valencia superior que mereció más tantos y disfrutar de una noche más plácida, pero al que condenó una defensa que sigue siendo frágil y que encaja goles de la nada. Ese padecimiento es el que hace que la victoria sepa mejor y que se festejara más porque en ese 3-2 iba algo más que un paso importante hacia la siguiente fase de la Europa League; suponía aclarar el horizonte, oscuro cuando los chés iban perdiendo y tormentoso cuando la cosa estaba en empate. Emery respira más tranquilo, su equipo estuvo mejor y se puso fin a una mala racha que inquietaba a todos.
Y fue así porque Unai aprendió que la competición europea no admite el vacile de cambiar a diez jugadores de golpe. Esta vez las rotaciones fueron muy mesuradas y hasta se completó el once con la entrada del Guaje cuando tocaba apuntalar la victoria. El técnico también puede equivocarse, como en Lille, y lo bueno es que rectificó y obtuvo su premio. En el fútbol es causa-efecto lo de que, si juegan los mejores futbolistas es más fácil ganar los partidos.