Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil gana a Egipto 'in extremis' y gracias a Kaká

La selección de Egipto ha estado cerca de dar la campanada en la segunda jornada de la Copa Confederaciones, donde ha tenido a Brasil contra las cuerdas durante la segunda parte y a punto de arañarle un empate a la vigente campeona si Kaká no hubiera convertido un penalti en el 90 para poner el 4-3.
En el primer duelo oficial entre ambas selecciones el empate hubiera hecho justicia a lo visto sobre el césped, con una selección brasileña arrolladora en la primera parte, pero que se quedó sin argumentos con el 3-3 de la segunda y pudo haberlo pagado caro.
Buen comienzo de Brasil
Y eso que no pudo empezar mejor el partido para alegría de Brasil y para el deleite de la afición, tanto de la 'canarinha', como de la local y de la madridista, que pudo disfrutar de una jugada magistral de su nuevo 'crack'. Con apenas cinco minutos disputados el '10' recibió un balón en la frontal, salvó a un defensa con un sombrero, a otro con un regate y logró el primer gol de la 'pentacampeona' del Mundo en la defensa de su título en la Copa Confederaciones.
El encuentro comenzó con un ritmo infernal y cuando todavía se celebraba el gol brasileño, Aboutrika asistió a Zidan para el empate confirmando quién iba a llevar el peligro de los 'Faraones'. El 'toma y daca' siguió de nuevo, hasta que Brasil marcó a balón parado con un cabezazo del sevillista Luis Fabiano. El 3-1 también llegaría de cabeza, esta vez, marcó Juan.
Nada hacía presagiar lo sucedido tras el descanso, cuando, en apenas un minuto, el partido dio un giro radical. Dos goles de Egipto. Shawky remató desde la frontal marcando el 3-2, luego Zidan batió con maestría a Julio César. De ahí al final los cariocas no mostraron síntomas de reacción, pero Egipto no logró marcar.

Al final, en el minuto 90, cuando la sorpresa estaba a punto de consumarse, Al Muhammadi desvió con la mano bajo palos un disparo de Alves. Penalti. Kaká no perdonó el gol de la victoria y Brasil salvó la papeleta.