Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Benzema y Ribéry, en prisión preventiva por el caso Zahia

La explosiva Zahia está detrás del escándalo de prostitución con una menor que ha salpicado a varios internacionales de la selección francesacuatro
Según los medios locales Benzema y Ribéry han sido citados a declarar esta mañana, unos tres meses después de que saltara el escándalo, ya que los investigadores decidieron posponer el testimonio de los futbolistas hasta después del Mundial de Sudáfrica para no interferir en la preparación de la selección francesa.
Los futbolistas franceses Karim Benzema y Franck Ribéry se encuentran en prisión preventiva tras haber declarado hoy en París por la brigada de represión de proxenetismo de la policía por sus presuntas relaciones con una prostituta cuando era menor de edad, según informa Le Parisien.
Ambos futbolistas, puestos bajo custodia por las autoridades francesa, podrían permanecer en esa situación durante un máximo de 48 horas. La medida adoptada podría suponer que tanto Ribery como Benzema hubieran pasado de simples testigos a imputados.
La prostituta protagonista del caso, Zahia, había testificado ante la policía que tanto el jugador del Real Madrid como el del Bayern de Múnich contrataron sus servicios sexuales cuando ella todavía era menor de edad, en el año 2008, si bien declaró que los futbolistas no tenían constancia de su edad.
Los hechos ocurrieron en el Café de Zaman, una discoteca situada en la zona de los Campos Elíseos de París donde trabajaba Zahia, y que ha dado lugar a la detención de varios individuos por proxenetismo. Otro internacional francés, el jugador del Olympique Lyonnais Sidney Govou, reconoció haber tenido relaciones sexuales con Zahia, aunque cuando ésta ya era mayor de edad.
Ribéry, en una primera declaración en abril ante los investigadores, había admitido haber recurrido a los servicios de esta prostituta, aunque puntualizando que no sabía que era menor, según las filtraciones a la prensa.
La legislación francesa prevé penas de hasta tres años de cárcel y 45.000 euros de multa para los clientes de prostitutas menores de 18 años.