Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barcelona no pasa del empate frente al Kazan

El Barcelona no pudo sumar los tres puntosCUATRO
A Pep se le sigue atragantando el Rubin. Noboa y Villa marcaron de penalti. Los rusos nunca perdieron el orden. El Barça jamás perdió la fe
El Rubin Kazán es, por estilo de juego, abuso del orden, desprecio de la inspiración y escasez de alegría, la némesis del Barça. Ayer lo fue de nuevo. Para los de Guardiola, jugar ante el Rubin es como visitar al urólogo. Si se tiene que hacer, se hace, pero sabes que vas a pasar un mal rato. Lo ideal, sería que todo se liquidara en un decir amén. Pero la realidad es diferente. Son partidos que hay que masticar del primer al último minuto, sin dar nunca al brazo a torcer. Ayer, el Barça hizo todo lo que se suponía que tenía que hacer y tan sólo pudo arrancar un triste empate a uno con el que darse con un canto en los dientes. Y gracias, porque la última gran ocasión fue del equipo ruso, que mediante Martins envió un balón al palo.
Cuando un partido acaba en empate a uno y ambos goles se marcan de penalti, lo normal es pensar que fue un encuentro equilibrado. Para nada fue así en Kazán. Desde el principio, el Barcelona se hizo con el balón, arrinconó al Rubin y trató de buscar siempre la portería de los rusos.
Más en As.com