Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barça se juega el pase en Kiev

Le vale perder por 1-0, pero un 2-0 puede dejarle fuera. Iniesta sentará a Henry.
Han pasado casi tres meses desde que comenzara la defensa del título azulgrana en la Champions League, y los culés aún no saben lo que es marcar lejos del Camp Nou (empataron a cero en Milán y Kazán). ¡Qué cosas! Con una nómina de atacantes excepcional, con una plantilla corta, pero compensada, y que no deja de recibir reconocimientos en forma de trofeos a nivel individual, Pep Guardiola ha exigido al colectivo, de manera pública y privada, un triunfo que le haga respirar tranquilo. El Barça lo tiene todo a favor, cierto, más tras la última victoria en casa frente a un tristísimo Inter (2-0).
Para el entrenador, el de hoy "es el partido más importante de la temporada", para el secretario técnico, "el más decisivo hasta el momento". Son lecturas diferentes, pero con un mismo objetivo: pasar a octavos y aparcar los euronervios hasta febrero. Por eso Pep irá con todo y contra todos: el frío debería ser determinante, pero en Ucrania están listos para facilitar las cosas y la calefacción ubicada bajo el cuidado césped (pero de corte alto) funciona a todo trapo y los operarios harán que sea una alfombra.