Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barça destroza al Racing sin despeinarse (Racing 1 - Barcelona 4)

Messi e Ibrahimovic deshicieron el cerrojazo del Racing
Definitivamente Guardiola está obsesionado. Decir que este Barça aún debe mejorar es producto de su ambición por hallar la perfección, porque es complicado entenderlo tras ver cómo su equipo ganó en el Sardinero. Sin apenas despeinarse vapuleó a un Racing mezquino y despejó las dudas que había creado: juega con la vistosidad de siempre, con la insultante superioridad en la posesión a la que acostumbra y, además, no sólo tiene un nueve. Cuenta con Ibrahimovic, que ya vale por dos.
Su victoria se fraguó en la primera media hora y el planteamiento ultradefensivo de Mandiá facilitó la labor. Lejos de ordenar una presión adelantada y asfixiante para no dejar pensar a los cerebros culés, el gallego replegó a sus hombres en su campo, renunció al balón y se encomendó a la estrategia. Así, el Racing disparó por primera vez en la segunda mitad, dio una imagen temerosa emulando a un regional y el Barça, claro, lo trató como tal.