Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barça no dejó al Inter celebrar su victoria

El Inter de Milán consiguió el pase a la final de la Champions League después de un final agónico. El nerviosismo del partido se descargó al final del mismo en el propio terreno de juego. Sin pensarlo, José Mourinho corrió por el césped del Camp Nou y fue directamente al lugar donde se encontraban los aficionados interistas. La efusividad del portugués no gustó a los jugadores culés y Víctor Valdés corrió para recriminar su actitud.
Acto seguido, los delegados de campo del Barça mandaron activar los riegos para mojar a los italianos y acabar de esa expeditiva manera con la celebración italiana.