Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aviso del campeón

Barça InterCUATRO
El Barça, pese a las importantes bajas, dio un recital de fútbol y casi tiene asegurado su pase a los octavos de la Champions gracias al empate del Rubin con el Dinamo de Kiev
La receta es sencilla, pero no por ello, menos gustosa. Y pese a comerla a menudo, nunca llega a saciar al comensal. Querer el balón, tratarlo con cariño, tocarlo, ensanchar el campo, desbordar y estar certero son el resultado perfecto para cocinar una victoria necesaria. Bravísimo Barça. Ante un Inter con más nombre que fútbol, soso, sin chispa, sin ideas, decepcionante, tan sonrojante como inoperante y sin galones en Europa como para que sus tifosi puedan soñar en alzar el trofeo en el Bernabéu. Los interistas pueden caer de los octavos; los culés sólo quedarán eliminados de los cruces si pierden por 2-0 ó por más de dos goles de diferencia siempre que haya un ganador en el duelo de San Siro entre Inter o Rubin.
Guardiola descubrió las carencias del equipo de Mourinho, un tipo menos crecido que antaño y más sosegado en sus declaraciones, pero con la misma filosofía de juego: defender para tratar de correr. Tristísimo. Así, el primer tiro de los italianos llegó casi en el descuento de la primera parte. Fue Milito, el que recuperado de una dura entrada de Puyol, probó a Valdés. Total: ridículo bagaje como para ser una amenaza.
Más información en As.com