Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ave Fénix Ferrero

Hacía cuatro años que Ferrero no disputaba una eliminatoria de la Copa Davis y este fin de semana, su regreso no ha podido ser más espectacular.
No pasaba precisamente por un buen momento de juego y los resultados de meses atrás habían relegado a Juan Carlos Ferrero a la posición 115 de la ATP. La semana pasada el tenista español dejó claro, tras su participación en el torneo de Wimbledon, donde alcanzó los cuartos de final, que su estado de forma era más que bueno y, sobre todo, que había recuperado la ilusión.
El domingo, en la Plaza de Toros de Andalucía la Nueva, en Puerto Banús, Ferrero ejerció de maestro y con un juego directo y contundente, recordándonos al Ferrero que llegó a se número uno del mundo, se deshizo de Andreas Beck y del equipo alemán y situó a España en semifinales de la Copa Davis.
El próximo rival, la sorpresa de estos cuartos de final, Israel, que eliminó sorprendentemente al potente equipo ruso.
Más información en As.com