Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Atleti somos nosotros"

El Vicente Calderóncuatro.com
Pichichi / cuatro.com
La previa del partido se antojaba caliente: se había convocado una manifestación en contra de Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo. Para buena parte de la afición rojiblanca, los esperpentos protagonizados por Pitarch, Gil y Cerezo -por este orden- en los últimos días han sido la gota que ha colmado un vaso que lleva llenándose veinte años. Pitarch -que un secretario técnico del Atlético se refiera con desprecio a Fernando Torres ya es señal de que algo de lo que es el " sentimiento rojiblanco " no capta- y su rueda de prensa justificando su lamentable actuación haciendo ver que el Atleti es un club de tercer nivel indignaron a la afición. La carta abierta en AS de Miguel Angel Gil Marín ahondó más la herida. Su "rectificación" no ayudó a cerrarla. La última gota que salió del grifo llevaba la firma del presidente: Cerezo afirmó que la manifestación debería ser para "darles las gracias". Así, una hora antes del partido, un parte (unos medios hablaron de 1.000, otros de 5.000, pero eso, creo, tiene más que ver con otros motivos que con las matemáticas puras) de la afición rojiblanca se manifestó a gritos de "Primero fue Marbella, y ahora el Calderón", "Gil culpable, Cerezo marioneta", "Delincuentes" o "Atleti somos nosotros".
Llegaron las seis de la tarde y el Atlético-Racing comenzó. El empate a uno final fue muestra justa de lo que se vio en el partido. En la primera parte el Atleti lo intentó, pero los zarpazos de los cántabros también creaban problemas a Asenjo. Jurado -la mejor noticia de la tarde- adelantó, en el 43, al Atleti, pero poco después Serrano puso el empate. En la segunda parte, con uno menos, el Racing desesperó al Atleti, y éste hizo lo propio con la afición. Lo que no sabemos es si ésta también desesperaría a la directiva con los cánticos en su contra que se escucharon durante distintas partes del partido.
Sea como fuera, el club se enfrenta a una situación difícil por la tensa relación directiva-afición que puede venirse a más si los resultados no acompañan. Y no es descartable que así ocurra: con una planificación que deja al club con importantes agujeros en la defensa y sin portero, con el inicio en Champions y el Camp Nou como objetivos de la semana y con unos jugadores que tendrán que responder a la presión, todo puede pasar, y más en el Atleti, en solo 7 días.
Este es un tema de importante debate en la afición atlética, en la web de Cuatro abrimos un hueco a la participación y a las opiniones -siempre desde el respeto- de todos aquellos. ¡Danos tu punto de vista!