Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Atleti sale del pozo gracias a un genial Kun Agüero

El delantero argentino anotó dos goles y participó en los otros dos en la goleada (4- 0) del equipo madrileño ante un Espanyol que sufrió con la mejor versión colchonera de la temporada.
En los malos momentos del Atleti, que han sido graves y muy frecuentesúltimamente, el aficionado rojiblanco siempre se repetía el mismo consuelo a modo de mantra: "No podemos bajar teniendo a Agüero". Tras lo visto ayer, amén. El desmantelamiento al que sometió Kun al pobre Espanyol fue tremendo, ayudado eso sí por una sorprendente falta de energía en los de Pochettino. Pero eso no resta méritos a que el genio con pinta de despistado provocara el primer gol, marcara los dos siguientes y, ya en el minuto 89, aún tuviera fuerzas para evitar las tarascadas de tres rivales antes de regalarle el cuarto a Maxi. Una exhibición.
La gran diferencia fue que Kun ayer encontró socios, sobre todo un Reyes cuyo esperanzador proceso de rehabilitación sigue avanzando. Desde el primer minuto el Atleti dio otra imagen, salió a buscar el partido corriendo y no a esperarle andando como en Chipre. Mientras, el Espanyol volvió a disfrazarse de buen samaritano, para desesperación de su parroquia, que ya ha visto como en esta temporada facilitaba al Xerez su primer punto en Primera o daba aire a Michel cuando medio Getafe le miraba con desconfianza. Tamudo y Luis García, dos pesadillas habituales para el Atleti, fueron los símbolos a este Espanyol sin instinto asesino con sendas actuaciones totalmente anodinas.
El primer susto fue el golpetazo inicial de David García, que dejó el césped con collarín, aunque volvió al poco. Los siguientes ya fueron con el balón como protagonista. Primero, un disparo malintencionado de Simao y, a los 21', Kameni se interpuso entre Reyes y su redención definitiva con un doble paradón tras jugada de Agüero. El segundo, a bocajarro, lo desvió al palo con una agilidad al alcance de muy pocos seres humanos. El camerunés fue, de largo, el mejor del Espanyol.
Más información en As.com