Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alonso consigue el tercer puesto

Se clasificó detrás de los Red Bull. Ganó Vettel, con Webber segundo. Está a 14 puntos del líder.
El orgullo de Italia viajaba en el brazo derecho de Alonso, un brazalete negro en honor de cuatro militares caídos en Afganistán. No podía fallar, por él, por ellos, por tantos Y el español se jugo la vida para lucir el rojo de Ferrari en lo más alto del podio de un lejano y apasionante país llamado Japón. Desgastó todo su talento en una hazaña imposible y logró llegar lo más alto que podía en una montaña inexpugnable con la suerte como aliada. Mala salida, adelantamiento posterior a Button y acelerador a fondo. Luchó y ganó en su particular batalla por ir siempre más allá del límite, un poco más lejos de lo que es posible.
Alonso fue tercero tras los dos aviones de la energía, los Red Bull que ayer tuvieron más alas que nunca en un circuito que parece construido para lucir su imponente aerodinámica y la calidad de sus pilotos. Ayer, Vettel volvió a ser mejor que Webber, ganó su tercera carrera del año, la octava de su vida y empata con Fernando en el segundo lugar de la general, a catorce puntos de su compañero. El australiano, tras la carrera, salió a la grada a saludar como una estrella de rock y lanzó una gorra a un foso al que los japoneses se abalanzaron como si les fuera la vida en ello.
Más en As.com