Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Alamancos adelanta que los resultados de las muestras son sorprendentes

Uno de los más desgarradores es el de la fábrica de uranio de Andújar inaugurada por el caudillo en 1960. Los niveles de radiación de la zona en la actualidad superan en 15 veces los límites permitidos lo que da fe de la extraordinaria exposición a la que estuvieron sometidos los operarios durante tanto tiempo. El reguero de muertes de personas que incomprensiblemente manipulaban el uranio sin protección, es sólo uno de los misterios de una fábrica que llegó a verter residuos de manera repetida en el río Guadalquivir o en las plantaciones de vegetales y frutas cercanas.