Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tregua de Navidad: cuando la hermandad de los enemigos pudo al horror de la guerra

José María Zavala regresa al plató de ‘Cuarto Milenio’ para acercar la historia insólita de la tregua de navidad. Una chispa de luz en plena guerra: 1914, guerra mundial, franceses, ingleses y alemanes celebran por separado la nochebuena. Un frío tremendo les hace incluso perder dedos de las manos y los pies. Los soldados alemanes decoran como pueden sus trincheras gracias a unos ranchos enviados de forma extraordinaria por Guillermo II. En los alrededores de Bélgica, los soldados británicos comienzan a oír cómo los alemanes cantan un villancico en su idioma y, gracias a eso, ellos se unen también. Pronto les siguen los franceses. Misma canción, distintas lenguas. También un único sentimiento, de paz y concordia en mitad del horror. Se conoce a la historia como la “tregua de Navidad”. Es entonces cuando un soldado alemán, con las manos en alto y un pañuelo blanco, se aproxima hacia la trinchera de los franceses e ingleses. Deja una caja de cigarrillos en mitad de la tierra de nadie y un soldado inglés le imita para dejar una petaca con whisky y se acaban abrazando.