Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los huérfanos del Titanic

Una enredada historia con un final feliz

Su padre se los llevaba al Nuevo Mundo mientras su madre desconocía que se embarcaban en el Titanic. El padre consiguió salvar a los pequeños al meterlos en un bote salvavidas pero al haberles cambiado el nombre, se creyó que eran huérfanos. Un mes más tarde, su madre desde Francia ve una foto de los pequeños que habían sido tomados como huérfanos y habían sido acogidos por una familia rica.