Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hanussen encargó a Hitler un sortilegio para poder llegar al poder

Erik Jan Hanussen fue muy popular debido a su alto índice de predicciones acertadas. Tras publicar la carta astral de Hitler, tuvo un primer encuentro con éste, un encuentro que le dio buena suerte a Hitler, que logró un gran éxito electoral, aunque no suficiente. Hanussen predijo que Hitler llegaría al poder, pero que tendría serias dificultades. Estas dificultades internas llegaron cuando Hitler perdió dos millones de votos en las elecciones de noviembre, que supuso un gran riesgo para el partido. Volvió a encontrarse con Hanussen, que le palpó la cabeza, le leyó la mano y le advirtió de que tendría que hacer un sortilegio para lograr el poder. Este sortilegio consistía en que Hitler debía desenterrar una raíz de mandrágora en el patio de la casa donde nació en Austria para eliminar los obstáculos. Un mes después, Hitler logró el poder.