Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘Cuarto Milenio’ hace una ruta por las campanas malditas que tocan solas

El primer pueblo es Alquézar, donde una campana toca sola. Al parecer, en el siglo XIII había un abad que no era digno de ir al cielo. Por ello, en su lecho de muerte, subió al campanario a tocar su propio toque de agonía, su propia alma era la que tocaba la campana mientras él fallecía. Otro pueblo es Sotillo del Rincón, cuya campana está relacionada con el número 6, el número del diablo. Otro pueblo cuenta con una campa que resucitaba a las personas fallecidas.