Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Virgen de la Balma sanaba durante milenios a enfermos endemoniados

El escritor Víctor Amela ha explicado sus vivencias en la comarca. A este Santuario de la Virgen de la Balma, localizado en un principio, acudían muchos enfermos con patologías psicológicas. El 8 de septiembre, las comarcas acudían con personas endemoniadas y, tras una romería, los encerraban en la cueva del santuario. Era en ese momento que intercedían unas mujeres brujas vestidas de negro que sanaban a estas personas.