Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El río Gállego presenta altos índices de contaminación por vertidos de una fábrica

En 1975 un pueblo de Huesca, Sabiñánigo asistió a la apertura de una fábrica que prometía riqueza. Se dedicaba a la fabricación de un potente químico plaguicida, el lindano, que es altamente peligroso para el ser humano. La fábrica cerró en los años 90 pero los vertidos se distribuyeron por todo el río Gállego llegando a todos los pueblos que se abastecían con esas aguas. Desde que en 2014 se hizo el traslado del vertedero, los datos de contaminación en esta zona son cada vez más alarmantes.