Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El escalofríante caso de la casa viviente

Este reportero gráfico vivía en una casa en la que llegó a preferir lanzarse al vacío que pasar una noche más en ella. "La última noche que yo pasé en esa casa el fenómeno se presentó con tanta fuerza que yo prefería saltar seis plantas que pasar una noche más allí", cuenta. Ademas, explica como una fuente de calor pasó cerca de él. "Una noche sentí un calor inmenso en mi espalda. Nunca antes se me había acercado. Me giré y me quedé paralizado. Noté fiebre y esa masa me atravesó. Noté una rabia y un dolor inmenso.Noté que aquello pertenecía a una mujer", relata.