Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vampiro de Dozón

Cada noche becerros, cabras, ovejas gallinas y hasta perros caían bajo las fauces de un enemigo invisible. Los granjeros sabían muy bien de la zona de actuar de lobos, zorros y otros depredadores pero aquello no tenía nada que ver.

La bestia desconocida solo quería la sangre de sus víctimas que extraía desde un perforación limpia. Cuando el cuerpo quedaba vacío de su fluido vital, el cadáver era dejado intacto despreciando la carne como haría un vampiro.
‘Cuarto Milenio’ viaja a Galicia para saber más de esta extraña historia. En Alama nos encontramos con José Luis García Gutiterrez, uno de los granjeros que sufrió en su ganado los ataques del animal desconocido.
Oleada de ganado mutilado en Dozon
Desde entonces vive rodeado de una jauría de perros de caza para defender sus reses y su hogar.
Nuestras indagaciones nos llevan hasta la aldea de Cardelle a preguntar por David Torres, el único testigo que había conseguido ver a la criatura desconocida.
A pesar de las dificultades, las reticencias y el silencia ‘Cuarto Milenio’ fue de puerta en puerta, de granja en granja preguntando por los ataques de la bestia. Encontramos mucho silencio pero también muchas personas dispuestas a compartir su experiencia y su miedo.
Oleada de ganado mutilado en Dozon
Pero no solo fueron animales los atacados por la criatura. Una persona fue atacada por la bestia cuando cruza por el bosque. Hay dos testigos que confirman luces en el cielo durante la época de los ataques.
Nos alejamos de los oscuros bosques que rodean A Dalla y Cardelle. No podemos evitar la sensación de no haberlo escuchado todo. De que aquellas gentes guardan para sí buena parte de la historia de aquel ser que, durante unos días, llenó de inquietud sus apacibles vidas.