Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enjaulados: Virtudes vivió nueve años encerrada en un arcón y se arrancó los ojos

Un lugar terrorífico, que pone los pelos de punta. Es el psiquiátrico abandonado de Castro de Ribeiras de Lea, donde fue a parar la niña Virtudes. Nació en 1964,  pasó nueve años de su vida encerrada en una arqueta rodeada de espino. Tenía algún tipo de retraso y sus padres decidieron esconderla de la aldea, en Cospeito, Lugo. Alimentada una vez al día con harina y leche, no podía ver el sol, y en un episodio de crisis especialmente crítico se arrancó los ojos y comenzó a comerse los dedos. Su caso, a día de hoy, se considera irreversible. 



Un castigo divino: así interpretaron los padres de Virtudes su llegada al mundo. Al poco de nacer descubrieron que tenía problemas y decidieron ocultarla de la comunidad. Una enferma mental que pasó recluida en un arcón nueve años, a la que daban de comer con una botella y una goma una mezcla de harina con leche, solo una vez al día. Rodeaban el arcón de espino, para que no saliera de la artesa. Los propios vecinos sabían de la existencia de esta pequeña que no podía ver la luz del sol, y la encontraban a veces merodeando la casa, como un felino.
 
El equipo de 'Cuarto Milenio' viaja hasta el psiquiátrico donde la recluyeron una vez el cura dio la voz de alarma ante la situación infrahumana en la que mantenían a Virtudes. El tétrico lugar está a día de hoy abandonado desde 2012.  Tenía fama de ser el sanatorio más duro del país, y en Europa era conocido por su anacronismo: solo había un psiquiatra para los 500 internos. Virtudes pasó 30 años con las manos atadas a la espalda, sin recibir nunca la visita de sus padres, que temían que se la devolvieran. Aún se puede encontrar su nombre en una de las celdas.

Pero no es el único caso de enfermos que, en su encierro, generan una actitud más propia de animales que de humanos: el hombre mono de Galicia, por ejemplo, pasó 23 años de su vida encerrado en una cuadra, rodeado de sal por sus padres. Vistos como monstruos,  los enfermos mentales 

Además, vuelve a ver los mejores vídeos del último programa de 'Cuarto Milenio'.