Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La maldición de la momia, un rastro de muerte a lo largo de la historia

Las momias son la captura de la muerte mantenida para la eternidad. Han estado, desde tiempos inmemoriales, rodeadas de misterio y de leyendas, algunas de ellas, mortales. Desde la maldición de la tumba de Tutankamón hasta las historias peruanas sobre los fardos, las momias dejan a su paso un reguero de miedo y muerte. ¿Qué hay de real en todo eso? Muchos de los cuerpos son un caldo de cultivo de hongos y virus latentes que, de no trabajar con la debida precaución, pueden resultar mortales para los investigadores.

En el cementerio de Chauchilla, a 30 km de la ciudad de Nazca, en el departamento de Ica, Perú, se encontró un fardo, la Chamana. El mal de huaca, o el mal de la calavera, le transforma a uno en un cadáver: eso es lo que dicen los peruanos de aquellos que se hacen ricos por codiciar los tesoros de las momias, a los que acaban matando.
Nacho Ares explica en el plató de ‘Cuarto Milenio’ de la mano de las recreaciones de Juan Villa algunas de las maldiciones más famosas y aterradoras que tienen que ver con las momias y que pueden tener una base real. Empezando por, Ramsés V, descubierto en 1898, que murió de viruela y que presenta un peligro genuino: un virus de 3.000 años de edad y que es totalmente diferente al que se combatió en generaciones anteriores. Adentrarnos al contacto de este virus latente podría suponer generar una pandemia para la que no estamos preparados. Por ejemplo, el cuerpo de Ramsés II se radió en 1974 para matar las más de 370 colonias de hongos que habitaban en su cuerpo. Por otra parte, la maldición de un rey polaco está contrastada por los médicos: el rey Casimiro, cuyos restos descansan en Cracovia, mató a 12 de los 14 investigadores que estuvieron en contacto con esos huesos, por intoxicaciones. Una mutación del hongo que vivía entre los restos del rey Casimiro fue la causante de tantas muertes, pero no es la única. Esas momias, cápsulas del tiempo, guardan en su interior historias, leyendas, y también peligros reales. 

Además, vuelve a ver la selección de vídeos del último programa en nuestra videogalería.