Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre: mensajes luminosos

Tengo un email que representa a cientos de contactos que se han puesto en marcha y se ha despertado algo dentro de ellos. Yo pienso que el trabajo está bien hecho. Me explicaré brevemente: yo lanzaba uno de estos 'discursos' o reflexiones y decía que había estado sufriendo y casi perdiendo la fe en el ser humano por un accidente en la red y acabar en sitios llenos de maldad humana. Cuando uno se da una sobredosis de eso y lo descubre, piensa que el mundo es un lugar horrible. Yo, desgarrado, hacía un comentario hace dos programas sobre esa sensación que tenía. Pero también con un hilo de esperanza. He visto, tanto en las redes sociales como en lo que ustedes me han hecho saber por los envíos de emails, que se ha despertado algo en ustedes. Que ha habido debate y que hay mucha luz en muchos seguidores de 'Cuarto Milenio'. Estoy recomponiendo mi fe en el ser humano, como en un puzle, gracias a tantos y hermosos detalles.