Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cadáver de Sor Lucía, una de las niñas de Fátima, se ha mantenido incorrupto

A Lucía y a sus primos se les apareció la virgen de Fátima cuando tan solo eran unos niños, tal y como ellos mismos aseguraron en 1917. Los niños contaron que la Virgen les transmitió una serie de profecías que debían conservar en secreto. Lucía fue la única que sobrevivió y decidió convertirse en religiosa. Cuando fue exhumada, se descubrió que su cuerpo se había mantenido incorrupto durante todo ese tiempo aunque sufriera una gran infección.