Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rifas fantasma y suplantaciones de identidad: así actúan los mercaderes de la pena

El doctor Gaona también conoció en persona a los padres de la niña Nadia Nerea y, como psiquiatra, reconoce que “antes soy persona” “tú en una estafa incluyes elementos prácticamente increíbles y te bloquean el intelecto; dices, ‘esto es tan increíble que debe ser creíble”. María, al oír la historia de Nadia, explica que ha sentido “mucha pena”; ha perjudicado a la niña y a las familias que de verdad sí necesitan del apoyo voluntario para costear el tratamiento de sus hijos. Olga tiene una hija de ocho años, Sara, con una enfermedad aún por nombrar, parecida a una parálisis severa: un bebé en el cuerpo de una niña. “Hemos ido picando todas las puertas habidas y por haber”, dice Olga. Ellos sí pusieron huchas en ciertos lugares para recaudar dinero. Hace poco, alguien ajeno pasó a recoger la hucha y ellos no vieron ni una moneda.