Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iker Jiménez: “Una vez creí ver un ovni y juro que nunca he sentido tanto miedo”

Celia Molina. “Volver a este plató es como volver al hogar”, nos ha dicho Iker Jiménez, minutos después de reincorporarse al rodaje de ‘Cuarto Milenio’, que cumple ya, con orgullo, su octava temporada. En un parón del rodaje del primer programa, pistoletazo de salida, le hemos hecho la pregunta que quiere hacerle todo el mundo: ¿Has tenido tú, personalmente, alguna experiencia esotérica que te haya puesto los pelos de punta?... La respuesta es un categórico"sí".

Comienza la octava temporada de Cuarto Milenio. Nada más entrar en el plató: una tumba. La luz es tenue y uno se pierde en el escenario como un ratón de biblioteca. Entra Iker Jiménez, de riguroso negro, y saluda a todo el equipo con un gratificante: “Bienvenidos”. El presentador se mueve como Pedro por su casa, y con razón, porque esa ‘habitación’ tan especial le pertenece y viceversa: “De repente, uno vuelve después de un largo verano y se encuentra en su hogar. Nosotros somos un grupo de locos soñadores que hacen una cosa muy rara porque no entendemos la televisión de una forma convencional y volver aquí es volver al hogar”.
Como siempre, Iker tiene muchas cosas que contar. ¿Qué nos espera de nuevo este año? Más casos, más investigación y leyenda. “Vamos a seguir con nuestras aventuras e inquietudes porque en eso se basa este programa, en el estudio, la arqueología, la criminología… Todo lo que es curioso y no se cuenta nos interesa. Y también vamos a tener secciones nuevas, como ‘La cara oculta’, en la que Santiago Camacho nos va a contar lo que no cuentan las noticias o lo que hay detrás de noticias de pura actualidad, noticias de informativos analizadas desde otro punto de vista que nos va a sorprender”.
“He tenido experiencias que, sinceramente, no sé cómo explicar”
Esta llamada a ‘alumbrar’ el misterio, ¿de dónde le viene a Iker Jiménez? ¿Fue atrapado por la curiosidad? ¿o fue él detrás de ella?. Lo que todos nos preguntamos al verle, al mirarle, es si le ha pasado algo en la vida que le haya conectado con el otro lado de la realidad. Y confiesa que ha vivido cosas imposibles de explicar: “Yo he tenido experiencias que, sinceramente, yo como 'escéptico sano' no sé cómo voy a explicar. Por ejemplo, una de las que más me marcó fue en el año 90, yo tenía 17 años,  con un caso relacionado con psicofonías. No me cabe la menor duda de que yo obtuve una serie de registros en un lugar que yo luego descubrí, a posteriori, que fue el lugar de un crimen.
Y también, recorriendo el mundo, he tenido la oportunidad de ver ovnis. Recuerdo perfectamente en uno de nuestros viajes, regresando de los picos de Europa, bajarnos del coche, ir corriendo hacia una luz que está posada sobre una zona donde no hay carretera ni ningún aparato eléctrico ni nada y ver una luz que se impulsaba hacia arriba. Era un trigal y como una luz que parecía una pastilla y que se fue apagando poco a poco. Pocas veces he sentido tanto miedo en mi persona".
Le hemos preguntado si cree que todas las realidades tienen una vuelta de tuerca, si todo lo que ocurre tiene un lado oscuro y por el contrario, lo que él piensa es que todo tiene un lado "luminoso". Y el lugar más luminoso que ha visto en su vida es uno muy nuestro: "El lugar donde más he sentido, el más poderoso y luminoso son las cuevas de Altamira. Es un lugar muy famoso pero muy desconocido, porque lo que no sabe la gente es que, además de las figuras de animales, también hay galerías con caras monstruosas grabadas hace 30.000 años".
Con esta pequeña lección de historia, Iker Jiménez nos invita a engancharnos a esta nueva temporada de 'Cuarto Milenio'.