Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Codosera: la huerta de las extrañas sombras y los cánticos celtas

La región de la Codosera es fuente de misterios desde tiempo inmemorial. Muchas son las historias que se cuentan por los pueblos de ensotanados, figuras que atemorizan a quienes caminan por el bosque en mitad de la noche, luces que agitan a los animales, descabezados…en esta ocasión, hablamos con un testigo del misterio que, en su propia huerta, se vio envuelto en una niebla anormal mientras el eco de unos cánticos celtas con voces de mujer se hacía cada vez más fuerte. 


El territorio de la Raya, frontera entre España y Portugal, es también frontera entre lo real y lo paranormal. En una huerta cercana de la Codosera se registran apariciones fantasmales, nieblas que no obedecen a ninguna razón climatológica y lo más aterrador: unos cánticos celtas con voces femeninas entonando una extraña melodía. Javier, dueño de la huerta del Abrilongo, contactó con Israel Espino, periodista, para hacerle saber la situación. Él mismo fue testigo de los sucesos y reconoce que no quiere quedarse solo en esa huerta al caer la noche. "No podía acertar con la melodía, simplemente reconocer que era la voz de una mujer", asegura el testigo. Hace unos años inició un programa de voluntariado para el huerto ecológico. Acudieron personas de todas partes del globo, y también los testimonios pertenecen a toda clase de personas. Dos voluntarios de Francia vieron, al otro lado del río, a una figura ensotanada, una sombra que se proyectaba en los árboles y que parecía que les estaba persiguiendo. También Rowan, una joven de Reino Unido, le contó asustada su experiencia. Lo cierto es que los vecinos de los pueblos cercanos reconocen estas historias como parte de sus recuerdos, de la memoria colectiva de la comarca. 
Pero, ¿qué pueden ser realmente estos cánticos con voces de mujer? los vecinos lo achacan desde siempre al conjuro de las brujas. Precisamente la figura de las brujas, el fantasma o incluso la virgen tienen un hueco en la cultura de la comarca. En 1945, fue una niña la que vio a la virgen en Chandavila. Aunque ella reconoció que lo que vio fue una figura ensotanada, la mención de la visita fue suficiente para que se erigiera la iglesia.
Además, vuelve a ver los mejores vídeos de 'Cuarto Milenio' y de 'Zoom' compilados en esta videogalería.