Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un útero artificial para bebés prematuros

Un cordero de la edad de un bebé humano extremadamente prematuro fue extraído del interior de su madre antes de tiempo. Ahora, lleva un mes en un útero artificial que recrea las condiciones del vientre materno y se está desarrollando a la perfección.

Lo ha creado un equipo de investigadores de Filadelfia. Contiene un líquido similar al amniótico y la placenta serían los tubos que trasladan oxígeno y nutrientes al feto. El hermetismo del experimento previene las infecciones y el ambiente líquido permitió que se formaran los pulmones de los corderos, algo más complicado en las incubadoras, donde los bebés entran en contacto con el aire.

Ahora quieren adaptarlo para bebés extremadamente prematuros. La idea es que si los neonatos pasaran cuatro semanas en el útero artificial su posibilidad de supervivencia aumentara del 50% actual a más de un 90%.