Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una pelea que provocó una estampida en una procesión malagueña

Plena madrugada en Málaga. Miles de personas se concentran para contemplar al Cautivo. El cortejo avanza imponente por la calle Carretería. Y de repente, el desconcierto.

Unos hablaban de tiroteo, otros se aventuraban y decían haber oído el sonido de un detonador. Pero el bulo propagado más velozmente fue el de un ataque con camión, al estilo de los últimos atentados en Europa.

Muchos hacían un llamamiento a la calma, pero ya era tarde. La gente, sin entender lo que ocurría, se refugiaba en portales y tiendas.

En el origen de todo, un estruendo inesperado y también, una pelea.