Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los okupas hacen la vida imposible al único vecino legal del edificio

Desesperante la situación de los últimos vecinos que han tenido que abandonar su vivienda ante la presión de los okupas de su edificio, en Barcelona. Una estampa desoladora la que ofrecen sus rellanos, desperdicios y residuos  de diversa índole.

Puenteo de contadores eléctricos y del agua, desperfectos en los accesos, puertas, roturas y grietas en paredes por peleas.

Pero, lo peor, son las amenazas verbales y físicas que los okupas han tomado como norma habitual contra los dueños de los pisos, toda una odisea.