Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La odisea de Jimena y su novia para escapar de la homofobia

Jimena y su novia Sasha han vivido una odisea para escapar de la sinrazón de un país y una cultura que prohíben su amor: el amor entre dos chicas.

Hace dos semanas Jimena y Sasha salieron de Londres donde trabajaba la joven malagueña para dirigirse a Dubai. iban a visitar a la madre de Shasha, puesto que les habían dicho que estaba gravemente enferma. Pero al llegar se encuentran con que todo es una estrategia del padre para retener a su hija.

En su país una relación homosexual está prohibida y al parecer no va a permitir que Sasha esté con una mujer. Intentan separarlas. Compra un billete a Jimena para que vuelva sola a Londres.

Pero Jimena se niega a dejar sola a su pareja en un país donde la homosexualidad está castigada con pena de muerte. Y las dos huyen a Georgia. Pero en el aeropuerto les espera, implacable, la familia de Sasha. El padre les rompe la documentación; pero las jóvenes se arriesgan y siguen su huida sin pasaportes. Jimena envía un mensaje desesperado a su familia en Málaga.

La policía retiene a la familia de Sasha y las chicas aprovechan para escapar en coche a Turquía, pero las retuvieron varias horas en el norte por si eran terroristas. De camino a Estambul, desde una parada de autobús a las once y cuarto de la noche Jimena llama a su madre.

Esta misma mañana la hermana de Jimena ha recibido una llamada que no esperaban, la del padre de Sasha, diciendo que él tampoco sabía nada de ellas. Esto desconcierta aún más a la familia, que no para de mirar el móvil, hasta que esta tarde llegaba la mejor noticia: la madre de Jimena ha vuelto a escuchar la voz de su hija. Ambas están bien. Eso sí, a la espera de ser deportadas desde Turquía, porque por culpa del padre de Sasha no tienen los pasaportes.