Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La molécula de Dios, una droga muy peligrosa que ya está llegando a las playas españolas

Se desmaya, después llegan las visiones, luego empieza a alucinar y, por último, rompe a llorar. Son los efectos que siente un chico al fumar escamas de sapo, una droga también llamada molécula de Dios. Pero no es lo único que provoca, pueden venir los gritos y hasta vómitos.

Esta sustancia está en nuestro cerebro y es segregado en estados psicóticos naturales como el nacimiento, los sueños y las experiencias cercanas a la muerte. Aunque se consuma en pequeñas cantidades, produce alucinaciones muy intensas.

A nivel más profundo, la molécula de dios perturba el estado mental, provoca ansiedad, confusión, nerviosismo y, a veces, psicosis.

Sus distribuidores intentan arropar el consumo como un ritual chamánico para disfrutar en fiestas privadas, con un precio aproximado de 200 euros.

Está presente ya en playas de Ibiza, Tarifa y Marbella. Alertados por su llegada, los médicos españoles aseguran que el simple estado de ansiedad que provoca al consumirla es muy peligroso para la salud y que, a largo plazo, puede provocar autismo y esquizofrenia.