Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pequeñas luchas que cambian historias de dolor

Enzo tenía tan sólo cuatro años cuando le diagnosticaron cáncer. Al llegar al hospital, su padre Sergio se asomó a la ventana de su habitación y su dolor se acrecentó al leer el cartel que había justo enfrente. Era un anuncio de una funeraria, que presumía de sus precios económicos. 

Entonces, decidió no callarse y escribió un tuit que lo cambió todo. Poco tiempo después, los vecinos del edificio que acogía el macabro cartel decidieron retirarlo de allí. La fachada se pintó. Ahora, Sergio fantasea con un final más feliz aún con un mensaje motivador en el lugar que antes ocupaba el anuncio de la funeraria.