Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los gusanos de cera que se comen el plástico

Cada año se producen 80 millones de toneladas de polietileno en todo el mundo. Es el plástico con el que se fabrican cosas tan cotidianas como las bolsas de la compra y los envases para alimentos.

8 de estas toneladas terminan en el mar. Allí se descomponen en partículas minúsculas que los peces se comen. Y después, nos las comemos nosotros.


Investigadores de todo el mundo llevan años buscando la mejor manera de acabar con estas montañas de desechos. Y la posible solución ha llegado de casualidad, en forma de gusano.


Cien "gusanos come cera" son capaces de devorar una bolsa de plástico en 27 días, mientras que en la Naturaleza puede llegar a tardar hasta 400 años en degradarse. Ahora se trata de encontrar ese mecanismo, probablemente una molécula, para reproducirla de forma artificial. Paradójicamente, la propia Naturaleza prodría estar dándonos una pequeña solución a una de sus grandes plagas.