Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un preso de la cárcel de Picassent, protagonista de una fuga "por amor"

El sábado pasado Juan Alejandro Mulet forzó el anclaje de sus esposas, rompió la ventana de la ambulancia en la que estaba siendo trasladado al hospital, y saltó por la ventana del vehículo en marcha. Empezaba una fuga que ha durado casi 48 horas. Mulet, de 28 años, es un butronero habitual de la Comunidad Valenciana, estaba cumpliendo condena, y tiene varias causas pendientes. Lo planeó todo, se auto lesionó para provocar su traslado al hospital y así poder huir en el viaje. No huyó por no cumplir condena, huyó porque había roto recientemente con su novia. Ella misma fue la que le ha convencido hoy para que se entregara a la policía. Una fuga de película, con un final digno también de un buen guion cinematográfico.