Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El héroe de la familia: el futbolista que dejó su pasión para salvarle la vida a su sobrino

Milo nació con una enfermedad en el hígado, que pronto, a sus 9 meses, convirtió el trasplante en su única posibilidad de sobrevivir. Sus padres no eran compatibles, pero el bebé contaba con un héroe en la familia, su tío, el delantero pichichi del Club Larroque argentino: Lulo Benítez. El fútbol era su vida pero el amor por su sobrino, no tiene límites. “No lo dudé ni un segundo”, afirma con rotundidad.

Es casi imposible que Lulo pueda volver a los terrenos de juego. El post operatorio es muy largo y cualquier futuro golpe en la zona sería muy peligroso. Cuelga las botas para siempre, pero ni su familia ni sus compañeros de equipo podrán olvidarlo.

Tío y sobrino ya se han sometido a la larga operación de más de 7 horas, que salvará la vida del pequeño. Ahora, ambos se recuperan del partido más importante de sus vidas.