Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se desploma la puerta de la Basílica de Valencia

Llega el momento más esperado. Se abren las puertas de la Basílica de Valencia, cuando una de las hojas, de 500 kilos y 5 metros de altura, se desploma mientras pasan decenas de feligreses.

La multitud se agolpa en la puerta, mientras los Seguidores de la Virgen intentan evitar que la avalancha de personas pueda derribar la puerta.

Solo una mujer de 80 años resulta herida con una brecha en la cabeza. Para muchos un milagro, porque las consecuencias podrían haber sido más graves.

Hoy la puerta, instalada en 2.005, se ha convertido en una atracción turística. Desde el Arzobispado de Valencia señalan que el empuje de los devotos pudo provocar la rotura de una bisagra.

A pesar del susto, el traslado de la Virgen de los Desamparados se celebró en una plaza abarrotada de devotos que pudieron disfrutar un año más de la Geperudeta.